sábado, 24 de diciembre de 2011

Derechos, deberes y garantías: caso Suarez

Soy una persona integral: madre, profesora y procuradora no me puedo dividir al analizar las situaciones.

Hace algunos días el país entero esta pendiente de lo que pasa en Europa, y no me refiero a la crisis económica, ni el problema de los barcos con bandera de Malvinas. El país esta pendiente del caso Suarez, ya saben el caso de acusación de racismo a un jugador de fútbol por un triste incidente dentro de la cancha.
Este caso me ha echo pensar mucho y como se relaciona con el derecho, los deberes y las garantías de todos.
Esto no pretende ser una defensa de ninguna de las partes, pues a mi no me corresponde, cualquiera de los actores tienen buenos abogados y confío en que la justicia se inclinara del lado del que logre probar su caso.
A mi todo este me genera algunas preguntas que quiero compartir con ustedes, aunque sea solo para "sacarlas" y de esa manera poderlas palpar:
  1. ¿Es justificable calificar a un individuo, cualquiera este sea y en cualquier circunstancia, solo por que consideramos que lo que hizo fue mal hecho?. ¿Cuántas veces calificamos de tonto, de nabo, de idiota a alguien porque por ejemplo no nos gusto que pregunto?
  2. La calificación agresiva esta en ¿la intención del emisor? ¿en los oídos del receptor? ¿en la situación comunicativa en que se da el mensaje?. ¿Se puede generalizar y hacer hacer de cada situación única un ejemplo general?. 
  3. ¿La agesión estan en las palabras?, ¿en lo qué estás significan?, ¿en el "contenido" que cada uno le da?
  4. Relacionado con esto, ¿cada vez que llamamos de negro/a a alguien lo estamos calificando de manera agresiva?, ¿y si le llamamos gordo/a o viejo/a?; que lo estamos calificando no hay dudas pero ¿está calificación es negativa, agresiva siempre?.
  5. ¿Podemos excusarnos en el costumbre para decir determinadas cosas? ¿el que en nuestro entorno se manejen determinados códigos comunicativos o de costumbre hace que podemos extrapolarlo a otros lugares o situaciones?
  6. ¿Podemos condenar a una persona por no compartir los códigos culturales de una sociedad que no es la propia?, y por otro lado, ¿el no conocer los códigos culturales nos da derecho a hacer cualquier cosa? (aquí se me ocurre relacionarlo con el uso del velo en las sociedades occidentales...)
  7. ¿Nos podemos solidarizar a cualquiera de los dos actores de este caso, como si fuéramos hinchas de un cuadro?
  8. ¿Esta bien que los hinchas agredan verbalmente a los jueces o a los jugadores?. ¿Esta permitido pues dentro de una cancha de fútbol o de cualquier deporte, ese tipo de agresión esta permitida?. Pero si lo sacamos de es contexto de la cancha y lo ponemos por ejemplo en un liceo o en una calle, o en la playa, o en una casa... ¿nos gustaría ser testigos de esa situación, en donde se agrede verbalmente y a gritos, a una persona? ¿nos gustaría ser los receptores de estas agresión, o que esa agresión sea a nuestra madre, hermano, novio esposa...?
  9. Durante algún tiempo en nuestro país, las familias ni iban a las canchas por el grado de violencia que se sentía en las gradas, ahora están volviendo, se va con niños ¿por qué la  violencia se redujo o por qué nos acostumbramos a ella y no nos llama tanto la atención?.
  10. ¿Esta bien hablar de racismo sin tener en cuenta todas las aristas de la situación? .
  11. ¿Si muchas personas hacen algo que esta moral, ética o legalmente incorrecto eso lo transforma en legitimo?. ¿Si muchas personas califican a otros según su color de piel, orientación religiosa, política o sexual eso legitima la calificación volviendo inocua y haciéndola inofensiva?
Tal vez sea momento de plantearnos hasta donde nuestro derecho de decir lo que se nos ocurre en un momento sin pensarlo es más importante que el derecho de los demás a ser preservados en su persona.
Algunos pueden pensar que esto se "agarra de los pelos" cuando lo relacionamos con el software libre pero yo creo que también se relaciona, pues  tu derecho tiene una contra partida en mi obligación  y los dos tiene una garantia cuando queremos hacerlo valer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario